<< Las pasiones humanas son un misterio: quienes se dejan arrastrar por ellas no pueden explicárselas y quienes no las han vivido no pueden comprenderlas. Hay seres humanos que se juegan la vida por subir a una montaña. Nadie, ni siquiera ellos, pueden explicar realmente por qué . . .>>

La historia interminable, Michael Ende

miércoles, 25 de mayo de 2016

PR - AS 27 RIODEPORCOS - DESFILADERO DE BUSTELIN - (CIRCULAR)





RÍODEPORCOS - DESFILADERO DE BUSTELIN - PENEDELA - PENEDA - BUSTO - VALLE DEL RÍO DE LAS VALÍAS - RÍODEPORCOS 

Largo viaje hasta el extremo occidental de Asturias, 154 km desde Oviedo, (2 horas de viaje),  pero sin duda merece la pena el desplazamiento para realizar la ruta que hoy expongo aquí. La ruta comienza en la aldea de Ríodeporcos, (concejo de Ibias) junto al limite con la provincia de Lugo. De hecho el acceso, (Oviedo, Cangas del Narcea, Pozo de las Mujeres Muertas, Alto de Valvaler,  Marentes, Riodeporcos), se realiza por la provincia gallega, a través de un puente colgante peatonal sobre el río Navia, salvando la cola del embalse de Gradas de Salime 

 Ríodeporcos, perdió la conexión por carretera al construirse el embalse de Grandas de Salime en 1956, sus únicos puntos de acceso son el puente colgante sobre el Río Navia al que se llega por un tramo de pista de 1 km, tras abandonar la DP 19 - 10 a Fonsagrada y también por una pista para vehiculos 4x4 de unos 5 km que lo comunica con la localidad de Sena a cuya parroquia pertenece


Cruzamos el puente de unos 80 m de largo y parece como si nos transportara a otro lugar y otro tiempo. El microclima de esta zona, hace que conviva vegetación de clima mediterráneo como el alcornoque y el madroño cuya presencia es casi testimonial en Asturias con la propia del clima atlántico, castaños, avellanos, abedules. Según nos vamos acercando a las primeras casas, nos sorprende sus caleyas emparradas por vides centenarias para protegerse del sol en el verano

Nada más pasar el puente a su izda hay una buena fuente de agua

280 m de altitud


 Aunque prácticamente deshabitado, mantiene sus casas en buen estado



 Casa Rural Chao de Castro

 Casa Rural, Chao de Castro, al lado de ella, veremos los indicadores del PR AS - 27, bien señalizado en todo el recorrido

 El camino sigue el cierre de una finca y pronto se adentra en un bosquete de castaños y alcornoques o "sufreiras" nombre con el que aquí se les conoce

 Pasada la zona de arbolado, el camino armado y tallado en roca, asciende suavemente hacia las ruinas de la aldea perdida de Bustelín




 Ruinas de la aldea de Bustelín


 Apenas se conservan los restos de tres o cuatro casas, pegadas a la roca y devoradas por la maleza en un lugar imposible. La luz eléctrica, el agua o un carro nunca llegaron a este inhóspito lugar


 La primavera avanza y la vegetación esta muy viva

 Desde la aldea de Bustelín, el camino toma un claro descenso en busca del río, al que da nombre y que cruzaremos por un puente de madera

 El sendero continua unos metros a la dcha para alcanzar un cruce de caminos debidamente señalizado


 Continuamos hacia Penedela, por un entorno mágico, siguiendo el curso del Río Bustelín


 Corra o Corripo, en ellas se guardaban los oricios de las castañas para su posterior consumo

Remontamos el curso del río , el camino siempre es evidente, aunque en esta época bastante tomado por la vegetación



Al llegar bajo Las Peñas, el río se entalla entre las rocas y forma un meandro. Poco a poco empezamos a ganar altura, siempre por el margen izdo,  separándonos del cauce

Con una clara tendencia ascendente alcanzamos la zona del Pontigo, pasamos junto a un Cortín y continuamos faldeando la ladera de las Penas de Cualmartín, camino de Penedela

 Cortin, muro de piedra circular que se usaba para proteger las colmenas o trobos de los ataques de los osos, muy aficionados a la miel

 Vista atrás

El camino alcanza una pista por la que continuamos, pasando junto a la  Cueva del Oso o Cova da Osa, en realidad es una calicata de mineral de hierro. Algo más adelante y antes de que la pista de un giro cerrado a la izda, hay que estar atentos para tomar un sendero a la dcha, señalizado pero poco evidente




 Vista hacia Penedela desde los Montes de Peña Negra

 Esta zona conserva con claridad aun, la huella de antiguas explotaciones mineras de hierro y galena argentifera, cuya explotación dio comienzo durante la dominación romana

A partir de aquí, los duendes de la cámara de fotos me juegan una mala pasada de la que tardo en darme cuenta y buena parte de las fotografías están sobreexpuestas, así que la calidad no es muy buena

 Penedela, hace años que esta aldea está deshabitada,  una pista de unos 2 km la comunica con la carretera de Peneda e Ibias. La mayoría de las casas están en ruinas excepto una gran casona que se conserva en buen estado y otra a la entrada del pueblo restaurada recientemente por José Armas, oriundo y enamorado de estos lares a los  que acude  con su familia todos los fines de semana y con quien estuvimos charlando y recabando información animadamente

Casona de Penedela, perteneció a los abuelos de José Armas

Escuela de Penedela a la que acudían andando los alumnos de Castaosa, Busto y Peneda y en el que la maestra  Dª Oliva, ejerció su magisterio durante más de cuatro decadas
  
 Continuamos la marcha, tras unos 200 m pasamos junto a la Capilla de San Antonio de Padúa, según nos contó José Armas, este año piensa recuperar las fiestas del pueblo, se celebran el 13 de junio, por lo que se está afanando en las labores de limpieza y desbroce de la zona. Todo un merito, le deseamos que sean un éxito 


Vista atrás

Siguiendo la  pista y en fuerte ascenso nos aproximamos a la aldea de Peneda

 Teso de Cuba, abandonamos la pista cogiendo un sendero a la izda por el que alcanzaremos la carretera de Peneda

 Peneda, 710 m de altitud, situada en la falda del Alto de Meriteo, es la única aldea del recorrido que está habitada de forma permanente

Aun se pueden apreciar por la zona algún hórreo con la la techumbre de paja de centeno, pues era habitual su cultivo



Capilla de Santa Eufemia

 Retablo del siglo XVIII

El camino continua entre fincas sentido N, en ligero ascenso

 Antiguamente se utilizaban los troncos vacíos de los árboles para hacer los "trobos o colmenas"


 Vista atrás

Siempre atentos a las señales del PR, en la zona de El Río, voltearemos la Sierra del Busto y el Alto de Meriteo que dejaremos a nuestra dcha, dando vista a la aldea de Busto

A partir de esta zona, cambia la morfología de la roca, el predominio de la cuarcita y la pizarra da paso a la pudinga


 Busto, 770 m. de altitud


Tampoco hay residentes habituales, aunque hacemos una breve parada para conversar con un antiguo vecino, que esta pasando el fin de semana

Varias de las casas están en ruinas, aprovechamos para coger agua en un manantial, junto al lavadero





Dejamos atrás Busto y comenzamos el descenso por el valle del Río de las Valías

Al poco de dejar atrás las últimas fincas, abandonamos la pista para seguir un sendero en claro descenso



Tras pasar el Pontigo la Albariza donde hay otro "Cortín," apenas visible entre la maleza, el camino enseguida desciende al nivel del Río de las Valías, que debemos cruzar


 Arroyo de las Valías, recupero de nuevo los valores normales de la cámara


Ligero ascenso para salvar el crestón  de Las Peñas y entrar de nuevo en los dominios del Río Bustelín

Enfrente mimetizadas en el paisaje, las ruinas de la aldea de Bustelín


Enlazando con la senda de inicio, a partir de aquí solo queda desandar el camino de vuelta a Riodeporcos


Bustelín


Vista atrás


Riodeporcos

Al llegar junto a la casa rural, sin entrar en el pueblo, bordearemos El Couto por la dcha, siguiendo una de las colas del embalse


Bosquete de alcornoques



Desnivel de subida acumulado: 835 m. aprox.
Distancia recorrida: 16,8 km.
Tiempo empleado: 6,30 horas

Realizada el 21-05-16
Componentes: Amparo y Manuel